Skip to main content

Proyecto Sararé

El nombre del proyecto es Sararé es el nombre de un árbol común que, entre otras cosas, se encuentran en las orillas del río, cerca del mar. Es parte de un ecosistema con una rica diversidad biológica. El nombre del proyecto es una metáfora para el trabajo que realizamos con los niños de diferentes orígenes, de distintas regiones que se reúnen para aprender y crear gracias a la música.

Desde el año 2008 los niños de diferentes hogares se reúnen dos veces a la semana y reciben clases del profesor Darío Eraso. Los niños se dividen en tres grupos de nivel y crean sus propias composiciones. Regularmente al grupo hace presentaciones, un concierto al final del año e incluso presentó un CD con su propio trabajo, llamado: Amor Bonito.

Abajo un video sobre el proyecto en el año 2011:

Los niños comienzan las clases de música en el nivel básico como principiantes, a partir de ahí, pueden desarrollar sus talentos. Cuando muestran dedicación durante las clases de música y horas de práctica en el hogar, tienen la oportunidad de progresar grupos con un nivel más alto, primero pasan al nivel ‘avanzado’ y terminan en nivel ‘músico’. Los módulos se distribuyen de la siguiente manera:

Nivel 1 - Básico

Los niños no tienen conocimientos musicales y comienzan su formación artística.

Nivel 2 - Avanzado

Los niños tienen conocimientos previos de instrumento y de teoría musical.

Nivel 3 – Músico

Los niños tienen nivel teórico e instrumental, para leer partituras y trabajarlas en los ensambles. Este grupo es el Grupo Sararé.

Cada nivel tiene un periodo de 10 meses de duración. Los alumnos van cambiando de nivel según su desempeño y su compromiso con las clases y las tareas asignadas.

Dos veces a la semana los niños se reúnen en la casa de El Patio Don Bosco para las clases de una hora y media. Además de las clases, los niños reciben tareas para practicar en su tiempo libre, a veces un instrumento de la fundación.

Los niños del Grupo Sararé, hacen presentaciones en los hogares y un concierto al final del año, como ‘broche de oro’ de la temporada. A veces se invita al grupo a presentarse durante eventos públicos.